Capítulo Ocho

Pliegue

 
 
retrato.jpg

Eugenio Dittborn, una de las figuras del arte contemporáneo chileno más reconocida internacionalmente, nació en 1943 en Santiago de Chile. Luego de estudiar pintura y grabado en Chile, viaja a Europa para cursar estudios en fotomecánica, litografía y pintura para volver al país en 1972, regreso que casi coincide con el golpe de estado en Chile en 1973, hecho que cambia la manera en que se hacía arte y se reflexionaba acerca y en torno a éste.

 
DSC_2314B.jpg
 

La situación y contexto político en el país propició que las formas de manifestaciones artísticas buscaran nuevos mecanismos o dispositivos de expresión, camuflando lo que se quería decir y desplazando o mutando los símbolos, significantes y significados. Esta urgente necesidad, sumado a una nueva escritura en el arte, hizo que en 1977 se reforzara el cruce entre arte y teoría para gestar y conceptualizar un nuevo movimiento artístico: La Escena de Avanzada.

Dentro y desde este movimiento sería donde la práctica y visualidad de Dittborn se movería, buscando en la nueva vanguardia y la experimentación sus principales fuentes y manifestaciones.

 

En 1977 se reforzó el cruce entre arte y teoría para gestar y conceptualizar un nuevo movimiento artístico: La Escena de Avanzada

 
DSC_3218B.jpg
 
DSC_3232B.jpg

 

Así es que diferentes elementos y corrientes van influyendo al artista, como es la figura del francés y padre del Ready-Made, Marcel Duchamp, con su concepto del “objeto encontrado”. Ese objeto Dittborn lo encontraría en distintas fuentes de la cultura popular, para fundirlo con su particular manera de trabajar: se sirve de procesos y metodologías para intervenir las piezas, nunca la mano haciéndolo directamente sobre ellas. Rápido graph, escuadras y reglas, además de fotografías, grabados, y tintes entre otros, se mezclan aprovechando las discusiones en torno a las clásicas maneras de hacer y donde cada técnica artística se resignifica. 

 

 
DSC_3180B.jpg
 

De acá que el paso hacia ciertos actos de indomabilidad fuera algo indudable, tomando forma en sus famosas “Aeropostales”, creadas oficialmente en 1984, siendo las obras y rasgos más característicos de Eugenio. Las pinturas aeropostales desafían los protocolos del arte tanto de la institucionalidad como en lo formal, viajando como encomienda y desplegándose como obra solo al llegar, además de la irreverencia con las ortodoxas e impecables formas de exhibición, donde parecía haber un elemento que no conjugaba: el pliegue y repliegue.

La mancha, la huella, la pitanza, la repetición, la trama, la alta y baja cultura se agitan en el quehacer de Dittborn desde una precariedad que pasa a ser una de las estrategias más astutas para crear.

 
DSC_3237B.jpg

Además de las “Aeropostales”, que corresponden a numerosas y diversas obras que viajan por correo aéreo realizadas desde la década los 80, Eugenio Dittborn trabaja con el video-arte, realizando "Lo que vimos en la cumbre del Corona" (1982-2008), "5 bocetos preparatorios para la historia de la música" (1983-2008), "La historia de la física" (1982-2008) y "El Crusoe” (1990-2008).

 

“Pietá” de 1983 es una fotografía de la imagen capturada de la televisión de la caída de un boxeador intervenida. La performance también fue explorada , siendo “Cambio de Aceite” una obra que consistió en el derrame de 350 litros de aceite quemado en el Desierto de Tarapacá, acción realizada y registrada en Febrero de 1981.

Ejemplo de la inclusión de la cultura popular, el desplazamiento y condensación en algo ya dado, es la serie “DELACHILENAPINTURA, HISTORIA” (1975-1976) donde los retratos de estereotipos nacionales encarnarían algunos personajes de la pintura chilena.

Parece ser fundamental en su proceso, pensamiento y estrategia el azar controlado, donde las variaciones se rigen por reglas rigurosamente contabilizadas con principios algorítmicos, determinando parámetros para su visualidad tan característica.

 
DSC_3251B.jpg
 

Es fundamental en su proceso el azar controlado, donde las variaciones se rigen por reglas rigurosamente contabilizadas con principios algorítmicos

 

Imágenes cortesía Galería Macchina — Fotos por Benjamín Matte